Archivo de la categoría: Texto

  1. Prensa amarilla y prensa roja

    1 noviembre, 2015 por arenaslibertad

    La burguesía puede presumir de la «libertad» de sus periódicos, revistas, editoriales, etc., por que cuenta, no sólo con el dinero, sino también con la organización de sus empresas y el apoyo del Estado para la defensa de sus intereses explotadores frente a los obreros. Todo esto les permite camuflar su aparato de propaganda (compuesto por la prensa, radio, TV, etc.), encargado de organizar el «consenso» sobre el reparto entre ellos del botín de la explotación y de llevar la guerra ideológica permanente contra nosotros, presentándolo en público como si se tratara de una institución «libre» e «independiente», no sólo respecto del Estado, sino también de los partidos oligárquicos y de las empresas industriales, comerciales y financieras. ¡Como si todos esos medios no fueran ellos mismos a grandes empresas capitalistas o no dependieran, en otros casos, de los bancos ni estuvieran sometidos a ellos!
    [PINCHAR EN EL TÍTULO PARA LEER MÁS]

    Anuncios
  2. Crisis de desarrollo y desarrollo de la crisis.

    18 octubre, 2015 por arenaslibertad

    El socialismo se ha convertido en una necesidad apremiante, en una cuestión de vida o muerte para más de las tres cuartas partes de la población del mundo. Esto es válido igualmente para los pueblos de la U.R.S.S., de la RPCh. Sólo el socialismo ha permitido a estos pueblos salir en muy pocos años de su atraso secular y ponerse a la cabeza en muchos sectores del desarrollo económico, social, tecnológico y cultural; y eso pese a todos los chantajes y las agresiones de que han sido objeto por parte del imperialismo. En cambio, la vía de desarrollo capitalista, la «democracia» y demás baratijas que ahora les están ofreciendo ¿qué les ha traído? Sólo la ruina, la desmoralización y el oprobio nacional.
    Algo parecido les ha ocurrido a la mayor parte de los países que forman el llamado Tercer Mundo. La «deuda», la esquilmación y la bancarrota económica, así como todos los desastres y lacras sociales que se han abatido sobre ellos, no son más que la consecuencia de un tipo de desarrollo para el que realmente no existe ninguna salida. Este es un problema histórico que sólo podrá ser resuelto por una revolución popular que modifique radicalmente las antiguas relaciones económicas de la explotación capitalista. De otra manera, ¿qué pueden esperar del capitalismo todos esos pueblos y naciones, que no sea su devastación?
    Al arruinar a esos países y provocar la crisis social que actualmente padecen, el capitalismo ha restringido aún más su campo de actuación económica. La «recuperación» de los mercados del Este de Europa, en tales condiciones, no es más que una ficción que no llegará a realizarse. El deterioro de la economía y la insolvencia de esos países hace poco menos que imposible el que puedan incorporarse al campo de las relaciones económicas capitalistas y atender todas sus exigencias. Por tal motivo, el imperialismo tendrá que basar cada día más su existencia en el expolio descarado, en el empleo de la fuerza y en la agresión abierta.
    [PINCHAR EN EL TÍTULO PARA LEER MÁS]

  3. El movimiento campesino y la táctica del proletariado

    27 septiembre, 2015 por arenaslibertad

    El PCE(r) no se alía, no pacta ni apoya a ningún sector de la burguesía monopolista, por muy “demócrata” o “liberal” que se quiera presentar, y eso por la sencilla razón de que esa burguesía financiera y monopolista es el principal enemigo que tiene ante sí la clase obrera. Para llevar a cabo el combate contra este enemigo nos aliamos y apoyamos a los sectores del pueblo que tienen contradicciones y se hallan enfrentados con el régimen fascista de los monopolios. De entre esos sectores populares destacamos al campesinado trabajador. El programa del Partido es muy claro a este respecto. Dice así: “la clase obrera es La fuerza principal y dirigente de nuestra revolución. Con la revolución, la clase obrera no tiene nada que perder excepto sus cadenas, y sí un mundo nuevo que ganar. El campesinado pobre constituye el principal aliado de la clase obrera en la lucha contra el fascismo y por la revolución socialista”.

    Nuestras fuerzas organizadas son todavía muy débiles y no estamos en condiciones de prestar toda la ayuda que quisiéramos al movimiento campesino. Pero si aún no nos encontramos en condiciones de prestar un apoyo mayor a los campesinos y a los otros sectores que luchan y están interesados en acabar con el fascismo y el monopolismo, llegará inexorablemente el día en que podamos hacerlo. Entonces habrá llegado la hora de establecer una sólida alianza. A eso venimos contribuyendo desde hace tiempo con la lucha desarrollada en los principales centros industriales contra los enemigos comunes, al mismo tiempo que desenmascaramos a los lacayos reformistas. Esa lucha supone en estos momentos el mejor apoyo que se le puede prestar a los campesinos y le está sirviendo de estímulo.

    Extraído del libro ‘El fin de la Reforma’
    [PINCHAR EN EL TÍTULO PARA LEER MÁS]

  4. Hay que proseguir la lucha contra el revisionismo

    11 septiembre, 2015 por arenaslibertad

    Actualmente, los revisionistas han decidido dejar de lado la dialéctica materialista. ¡Menudo estorbo! Les basta con el pragmatismo y el positivismo, “superadores” de todas las contradicciones y antagonismos sociales del mundo moderno. Algo semejante se puede decir acerca de su concepción política y de su teoría sobre el Estado. Los revisionistas ya no necesitan negar la lucha de clases ni atacar la dictadura del proletariado porque, como se sabe, éstas son cuestiones también “superadas” por ellos hace ya tiempo. Por eso se han decidido, sin ningún cargo de conciencia, a implantar el “Estado de Derecho” de la bur­guesía. ¿Y qué decir de sus tesis económicas? Por lo visto, la explotación y la depauperación creciente de las masas obreras y populares por el capital ya no existe, es un fenómeno “del pasado”, como lo es, sin duda, el dominio del capitalismo financiero sobre la economía de todos los países y en el plano mundial. El análisis que hizo Lenin sobre el imperialismo (la etapa actual del desarrollo capitalista) resulta una entelequia para ellos. Esta es la razón de que se hayan convertido al “liberalismo” y que estén presentando esta doctrina como la última palabra de la ciencia económica y social.

    Del artículo “La bancarrota del revisionismo contemporáneo”, extraído del libro: EN DEFENSA DEL COMUNISMO
    [PINCHAR EN EL TÍTULO PARA LEER MÁS]

  5. Un futuro sombrío para la oligarquía

    16 agosto, 2015 por arenaslibertad

    Esto no quiere decir que renunciemos a la utilización de cualquier posibilidad de trabajo legal, o que vayamos a dejar en manos de los oportunistas la bandera de la lucha por la consecución de mejoras. Los recientes acuerdos tomados por nuestro Comité Central creemos que no dejan lugar a ninguna duda a este respecto. Pero va a ser tan estrecho el margen que, incluso para arrancar una pequeña reivindicación, habrá que librar una verdadera y prolongada batalla social. ¿Qué debemos decir a las masas?, ¿que todo va a resultar muy sencillo, que no harán falta los esfuerzos y la lucha más encarnizada, que no deben de prepararse para ello? 0 a los camaradas y amigos que son tiroteados y perseguidos cuando van a tirar una octavilla o a colocar un cartel, ¿les pediremos que vayan con las manos vacías?, ¿diremos a las masas y a los camaradas: no exigir nada, no hacer nada?, ¿¡es eso lo que tenemos que hacer!? Al parecer, el régimen monopolista no deja otra salida. Pero sí que la hay y no es tan desesperada como parece. En el cuadro de la realidad que hemos descrito hay muy poco lugar para lo que llamamos “lucha clásica”, parlamentarismo, legalismo, etc. y, la verdad sea dicha, no hay ningún motivo para lamentarse de ello. Sabemos que más de uno se va a poner las manos en la cabeza ante una afirmación tan rotunda.

    Artículo “El punto de viraje”
    extraído del libro El fin de la Reforma
    PARA DESCARGAR EL LIBRO PINCHA AQUÍ -> ElFinDeLaReforma

  6. Quienes condenan el “terrorismo” se ponen al lado del fascismo

    9 agosto, 2015 por arenaslibertad

    Nosotros, comunistas, no queremos la violencia. Pero la violencia nos es impuesta, como le es impuesta a todos los trabajadores. Si trabajamos por la realización de nuestros ideales para que los obreros no sean explotados ni oprimidos, somos reprimidos (…) A los monopolistas les está permitido explotarnos, estafarnos, privarnos de derecho y libertad, asesinarnos y sacarnos la piel a tiras en cuanto nos rebelamos. (…) Esta lucha justa es “terrorismo”, “no es política”. En cambio, el terrorismo del capital es una causa santa, la apoyan y la encubren como pueden. Sólo cuando eso no es ya posible levantan las voces para condenar “toda violencia”, poniendo todo el acento en el ataque y la calumnia contra la justa violencia revolucionaria.
    Ciertamente, nosotros estamos en desacuerdo con los actos anarquistas y aventureros que perjudican principalmente a quienes los realizan. Sin embargo, no podemos condenar todo tipo de violencia, sino sólo la violencia fascista, contrarrevolucionaria. Nosotros no somos anarquistas. Pero tampoco somos pacifistas, y tenemos que considerar que el “pacifismo”, cuando se están cometiendo los crímenes más horrendos contra las masas, hace cien veces más daño al movimiento popular que los actos anarquistas. Esto debe quedar bien sentado.
    Por otra parte, somos de la opinión de que, si al avance obrero y popular la reacción opone la violencia criminal, no se debe dudar en recurrir a la violencia organizada y ligada al movimiento de masas para defender las conquistas. Para esto se ha de estar preparado, no improvisar, pasar con agilidad de una forma de lucha pacífica a otra no pacifica, o combinarlas. Esto es lo que nos enseña el marxismo-leninismo, y siempre seremos fieles a esta enseñanza. ¿Cómo, si no, defenderse del terror y los asesinatos fascistas? ¿Haciendo llamadas a la concordia?

    Del artículo “El punto de viraje”, extraído del libro: EL FIN DE LA REFORMA
    [PINCHAR EN EL TÍTULO PARA LEER MÁS]

  7. El fracaso reformista ha dejado más claro los objetivos populares

    26 julio, 2015 por arenaslibertad

    Una vez que ha fracasado la política reformista, los objetivos populares aparecen hoy más claros que nunca. Estos objetivos no pueden ser otros más que la destrucción del Estado fascista, la nacionalización de los medios fundamentales de producción y la creación de un nuevo tipo de Estado democrático. Nuestro Partido, el Partido revolucionario de la clase obrera, no propugna la restauración de la República del 31, ni los Estatutos de Autonomía para las nacionalidades, ni la república federal, ni nada parecido, porque todo eso no hace sino escamotear los problemas principales (como son la existencia del monopolismo y la opresión nacional en España) así como el anhelo de algunos sectores pequeño-burgueses de hacer marchar a nuestro país para atrás, a la República democrático-burguesa.
    Como se comprenderá fácilmente, España ya ha pasado esa etapa histórica (la etapa de la revolución democrático-burguesa); la misma oligarquía financiera y terrateniente la ha realizado a su manera y sin soltar por un momento las riendas del Poder. (…)Por eso nosotros no sólo hablamos de la república, sino también de la destrucción del fascismo desde su raíz, desde su base económica, y de la creación de un nuevo tipo de Estado democrático.(…)
    La clase obrera de España, junto a los campesinos, los sectores populares de las nacionalidades y las otras capas populares lucharon contra la monarquía, pero también se opusieron a aquella República oligárquico-burguesa nacida del chanchullo de San Sebastián, no cesando en sus luchas hasta llegar a crear una verdadera República popular, contraria, tanto a la monarquía como a la República fundada sobre la base de la explotación de las masas y la opresión de las nacionalidades. ¿Acaso podemos volver ahora a aquella República?

    Del artículo “La clase obrera tiene su propio partido, su línea política y sus propios métodos de lucha y de organización”, extraído del libro: EL FIN DE LA REFORMA
    [PINCHAR EN EL TÍTULO PARA LEER MÁS]

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.