Celda de castigo

Deja un comentario

FUERZA DE TRABAJO SOBRANTE
Cuatro paredes mugrientas
techo alto
una banqueta
por mobiliario.
Sobre el suelo encharcado
el camastro.

Tengo el frío clavado
en el cuerpo,
todos los días y las noches
pasadas en blanco.

Se desvanecen las nociones
del tiempo y del espacio;
las claridades se apagan.
¡No hay distancias!
¡Las horas suspendieron
su paso!
Y oscuros son los reflejos
en el negro charol
de los guardias.

Siento que mi corazón
se hiela.

18 de enero de 1978

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: