Con mi canción y mi espada

Deja un comentario

050
Mi canto es llano y soleado
como la mirada de un niño.
Mi canto es rojo y breve
como una amapola,
y como la amapola
tiene reservado un lugar
para el luto.
Pero mi canto es vivo y alegre
y no tiene aristas.
Penetra pronto y hondo,
como la mar clara y serena
dentro de la brisa.
Mi canto es una parte
de esta alma que tengo.
Y mi alma
es una inmensa caracola
donde tienen ecos todas las alegrías,
y más que las alegrías
las penas y las injusticias.
Y derramo en mi canto
lágrimas oscuras
de un corazón
trenzado
de tanto abrazar a los desposeídos
y humillados.
Pero presten mucha atención
a lo que les voy a decir:

¡No olviden que un día
también tuve la osadía
y el valor constante
para encender la espada
de la ira!
¡Y que puse a caminar
a los implacables
impasibles batallones
de la vengativa justicia!

A todos los proletarios de España.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: