La batalla de todas las noches

Deja un comentario

EL MURO
En el frente de mi celda
las noches se alargan y el frío
llega hasta el alma.
Yo me abrigo
con mis recuerdos.

Aquí no hay trincheras.
El combate es a pecho
descubierto.
El enemigo irrumpe
en las tinieblas
cada dos horas.
Un fogonazo de luz
se esparce sobre las mantas.
Me sorprende insomne.

El vigilante me arrasa
con un ojo
por la mirilla.

No tengo escapatoria.
Levanto mi mano
en señal de rendición…
Bandera blanca.
La luz se apaga.
Sigo vivo…
Se encienden de nuevo
mis recuerdos.

Es la batalla
de todas las noches.

Fresnes- Diciembre, 2000.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: