No es posible

Deja un comentario

desde Damasco con amor

No es posible
tanta esperanza muerta,
la fe perdida,
esta noche
que los anega.
No es posible.
Lenin sólo pudo rescatarles
de la tristeza
y mostrarles el camino.
Stalin les obligó a dormir
con los ojos abiertos
y a pensar en el futuro.
Pero ellos han vuelto
a ser esclavos.
Dicen que en el esfuerzo,
los sueños se le quebraron.
No es posible.
El temor a la lucha
les ha helado el corazón.
Apostaron por una paz incierta
y lo han perdido todo:
la seguridad y la hacienda,
la voz,
la honra,
la memoria.
No es posible.
Han vendido la sepultura
de sus padres,
el ajuar de sus mujeres,
la sonrisa de los niños.
Se disponen a traficar con la sangre
del hermano.
Están soplando los últimos rescoldos
del capitalismo.
Quieren avivar su llama oscura,
pero no es posible,
lo aseguro.

Mayo, 1992.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: