Pensándolo bien

Deja un comentario

JOVENES SOVIÉTICOS

Pensándolo bien, he llegado a la conclusión
de que hemos hecho una buena inversión.
Invertimos en la máquina del tiempo,
una máquina que nunca se detiene
y acumula fuerzas sin cesar.

Nosotros ponemos los brazos, la cabeza,
los sentimientos;
algunas lágrimas también ponemos,
no es cosa de escatimar.
La materia prima de esta historia
que estamos construyendo
son los huesos que se nos quiebran
en las comisarías,
el corazón que se duele por el compañero
que nos dejó su recuerdo,
aquellos preciosos cabellos rojos
que se perdieron en la prisión
y que ya no vuelven…

La causa nunca pierde,
siempre gana, crece, se fortalece
y se extiende.
La máquina del tiempo
es un gran invento. A veces
se atasca o sufre una avería
y tenemos que repararla sobre la marcha.
Inmediatamente
le ponemos el repuesto
y de nuevo acumula
a pleno rendimiento.

Continuaremos creciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: