Perucha

Deja un comentario

camino a la comisaria
Espadista,
descerrajador de cerraduras
en las casas de los ricos
y en otro tiempo
obrero del torno.

Equivocaste el camino,
Perucha.
Pero al fin nos hemos encontrado.
“A donde os lleven
yo estaré con vosotros”,
nos dijiste,
con lágrimas en los ojos,
cuando éramos conducidos
a pura fuerza.

No te dejaron venir,
Perucha;
pero no te preocupes
porque sabemos
que eres de los nuestros
y no te olvidamos.

Militante de COPEL, 16 de enero de 1978.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: